Search
Monday 20 November 2017
  • :
  • :

CARTA ABIERTA A LA MILITANCIA, PRESIDENTE REGIONAL DEL PS

Compañeros y compañeras.

 

Permítanme primeramente felicitar el encomiable esfuerzo que jóvenes y antiguos militantes del P.S. de Magallanes realizaron, poniendo sus capacidades humanas y materiales al servicio de la tarea electoral que enfrenta hoy el mundo progresista. Yenifer Elass, – entre esas jóvenes -, en la principal instancia democrática local del partido socialista, el Consejo Regional y en un ejercicio solicitado expresamente por la Comisión Política, recibió el apoyo mayoritario de los dirigentes y militantes del socialismo Magallánico para que encabezará el desafío parlamentario en nuestra región. Esa misma instancia nacional centralista, a requerimiento de los consabidos poderes fácticos locales y nacionales y de la mal llamada política de los acuerdos que impone blindaje y protección a algunos privilegiados, ha resuelto hoy apartar a Yenifer de su legítima aspiración de representar a los Magallánicos.  No puedo más que expresar el reconocimiento y afecto a la compañera por su disposición y entrega y como ya se lo he manifestado, habrá otras luchas y otros desafíos que seguramente marcarán su historia política futura. Mismo reconocimiento y admiración expreso a través de esta, a María Isabel Ochsenius, a Michelle Peutat, y a Moises Ojeda, destacados militantes que también pusieron en esta ocasión, sus nombres y capacidades al servicio del partido.

 

En segundo término, quiero manifestar en nombre propio, de la mayoría de nuestra dirección política regional y comunales, así como de muchos militantes de Magallanes, la enorme preocupación y molestia por el desprecio y falta de consideración que la mesa política nacional ha tenido respecto de la opinión y decisiones democráticas que el partido socialista en Magallanes y en sus comunas ha manifestado. El comité central hace años ya, estipuló la necesidad de realizar primarias con el objeto de fortalecer el ejercicio democrático, la legitimidad y la descentralización del partido. Resulta entonces incomprensible en esta ocasión, la falta de reconocimiento y apoyo del nivel central, a la práctica de primarias amplias y participativas de la militancia, en temas tan relevantes como la de elegir a quienes debieran ser sus representantes en procesos electorales, – que fue por lo demás lo propuesto unánimemente por nuestra dirección regional.   Lo obrado en esta ocasión es una muestra visible de que persisten en la mesa y comisión política nacional, las visiones de grupos o lotes, signadas solo por cálculos electorales mezquinos y desprovistas de la realidad concreta que sí tienen las dirigencias y militancias territoriales y locales socialistas.

 

Por otra parte, la incumbencia notable en la cuestión electoral, de quienes negocian y dicen representar en la mesa los intereses colectivos, – en tanto aparecen ante la militancia defendiendo sus propios intereses -, deslegitima sus intenciones y nos termina alejando a los socialistas cada vez más de la ciudadanía, que ve con hastío y molestia como se siguen reproduciendo las viejas prácticas anti democráticas centralistas. Ni los supuestos datos objetivos (que nadie conoce), ni las consabidas encuestas (en las que nadie confía), pueden reemplazar el deseo de los socialistas de participar activa y personalmente en decisiones cruciales como las de elegir de “entre los suyos”, a sus representantes ante la comunidad.  Los casos de Magallanes, Puerto Montt y de Atacama entre otros, revela una falta de visión política y desprecio por la opinión de la militancia que no puede más que preocuparnos y entristecernos.

 

Chile vive una etapa crucial en su vida política y ciudadana, en que el conservadurismo más extremo expresado en la candidatura de Piñera pretende echar abajo y retrotraer los enormes avances que el actual gobierno de nuestra presidenta Michelle Bachelet ha logrado para el país en materias tan importantes como salud, educación, trabajo digno, vivienda y derechos sociales de los ciudadanos.  En este escenario los socialistas esperábamos más democracia y participación y menos imposiciones del nivel central, que es lo mínimo que esperan además los chilenos y chilenas de nuestro comportamiento cívico como socialistas.  Lo contrario es preparar y cimentar las condiciones para el regreso de la derecha más recalcitrante al gobierno de la nación, la misma derecha que no cree en el reconocimiento y protección de los derechos de las mujeres, que no cree en una sociedad más justa y solidaria sino en aquella sociedad producto de la competencia extrema y sin control, en donde solo el mercado tiene la potestad de asignar los recursos sociales y naturales que los ciudadanos y ciudadanas de este querido país se merecen.

 

Por lo mismo, llamo a toda la militancia a repudiar el centralismo partidario que ahoga los afanes democráticos de la militancia, al mismo tiempo que los convoco a seguir en el empeño de impedir que Piñera y la derecha triunfen en la próxima contienda electoral, logrando con nuestro esfuerzo disciplinado, que las fuerzas progresistas identificadas hoy con la candidatura de Alejandro Guillier conquisten nuevamente para nuestra nación, el derecho de seguir creyendo en un país más justo y más solidario.

 

Eduardo Manzanares Castesc

Presidente Regional Magallanes

Partido Socialista de Chile

 

Share